InicioActualidadLUBRICANTES: LA FORTALEZA PRIMARIA

LUBRICANTES: LA FORTALEZA PRIMARIA

Compartir!

01-04-20

BUENOS AIRES.-El lubricante para un motor es lo que la sangre para una persona; cuanto mayor calidad tenga, más y mejor podrá vivir. Las tecnologías de los motores evolucionan y los lubricantes deben seguirles el ritmo.

Localmente priman dos rangos de viscosidad que hacen a casi todo el volumen de ventas: el lubricante 15W-40, en su mayoría y el 10W-40 que va tomando cada vez más impulso en el mercado.  Este impulso se debe a que existe una tendencia mundial a reducir la viscosidad de los aceites que se basa en objetivos globales orientados hacia la reducción del consumo de combustible. En este sentido, el aceite del motor cumple un rol principal: cuánto más fluido es el lubricante, menos resistencia le opondrá al movimiento interno, con el resultante de una menor fricción. En este mismo sentido se utilizan nuevos modificadores de fricción para complementar el objetivo de reducción de viscosidad.  Otro motivo es la búsqueda de una mejor evacuación del calor. Los motores modernos, más comprimidos y con una potencia específica más concentrada por cada litro de cilindrada, necesitan de la performance de un aceite de mayor circulación que pueda llevarse más calor con mayor velocidad, contribuyendo a la evacuación de temperatura.

“Es muy importante que comprendamos que la viscosidad no implica performance, es simplemente un comportamiento de fluidez. Cuando nosotros hacemos referencia a un 15W-40 como el grado de viscosidad dominante en el mercado, estamos haciendo referencia a solamente una propiedad del aceite, que es la que nos indica qué tan fluido es, pero eso no nos dice si el producto está capacitado para resistir a la oxidación, ni nos dice del nivel de protección que le puede dar al motor. Simplemente nos habla de la película, pero la sigla no informa sobre la performance del lubricante. TOTAL ofrece una enorme gama de productos para cada tipo de motor y aplicación en el transporte, tanto en mineral, como semisintético y sintético”, destaca Gonzalo Muruve, Gerente Técnico de TOTAL Argentina.

Cuando hablamos de aceites sintéticos, nos referimos a dos grandes ventajas por encima de los que son minerales: la resistencia a las temperaturas y a la oxidación. Esto último permite alongar el recambio del lubricante. A pesar que el aceite sintético es más caro que el aceite mineral, nos va a permitir intervalos de recambio mucho más prolongados, eso quiere decir menos tiempo de parada del camión, mayor disponibilidad operativa y mayor reducción en los costos.

“En este sentido, TOTAL Lubricantes ofrece a sus clientes un servicio de múltiples opciones muy interesantes denominado LUBANÁLISIS que se basa en la simple toma de una pequeña muestra del lubricante usado del motor, al que se le realiza un análisis en nuestro propio laboratorio homologado, para determinar muy fehacientemente detalles vitales como, por ejemplo; cómo está trabajando ese motor, cuál es su nivel de desgaste al momento de la muestra y qué tipo de contaminantes lo están afectando silenciosamente. Así podremos definir un diagnóstico preciso del estado del motor; tal como si se tratara de un análisis de sangre para una persona. Esto tiene dos grandes beneficios: maximizar la vida útil del vehículo y contar con el equipo 100% disponible para trabajar”, asegura Muruve.

Como método de prevención, es importante también destacar que es de gran importancia utilizar combustibles de buena calidad. Un gasoil de calidad dudosa deteriora el lubricante mucho más rápidamente. Si bien un buen aceite de motor está preparado para afrontar situaciones difíciles, cuanto más impurezas y agentes residuales -como azufre- tenga el combustible, más rápidamente se agotará la capacidad de respuesta en la protección por parte del lubricante y menor será la vida útil. Leer el manual del usuario de un camión y seguir las recomendaciones del fabricante es determinante en el sentido del cuidado del motor. Allí se informa de cuál es el tipo de lubricante recomendado e intervalos de recambio para una correcta operación del vehículo.

El lubricante de alta performance es vital, aporta una película para que el contacto de las piezas internas reduzcan el calor que se genera y a que la fricción no origine desgaste. Sin la presencia de un buen lubricante, el motor está destinado al fracaso. Es la sangre de las piezas mecánicas, por eso hay que estar atento a qué calidad de producto se elige a la hora del recambio.

 

PLANETA CAMIÓN

 


Compartir!
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

POPULARES