CÓMO IMPACTA AL CAMIÓN LA ESCASEZ MUNDIAL DE MICROCHIPS

03-09-21

Los fabricantes de camiones y utilitarios durante los últimos meses han señalado que reducirán sus estimaciones de producción. Y esto no se debe a ningún comportamiento del consumidor relacionado con la pandemia. Por el contrario, la demanda de camiones está volviendo a niveles prepandémicos, pero los fabricantes no pueden mantenerse al día, ya que sus proveedores, especialmente de la industria de semiconductores, no pueden mantenerse al día con el repentino regreso a la normalidad en la demanda.

Los semiconductores son básicamente chips, microprocesadores informáticos miniaturizados que ayudan a controlar varios elementos del vehículo, ya sea el control del cambio, la gestión del combustible o elementos para el infoentretenimiento. En los camiones modernos, especialmente, se necesitan chips para conectarse a Internet o incluso para mostrar lo que está sucediendo en la parte trasera o delantera del vehículo, ya sea a través de sensores o cámaras. Esta necesidad aumenta en múltiples niveles en camiones que tienen lo que se denomina como ADAS, es decir ayudas a una conducción más segura.

CÓMO SE LLEGÓ A ESTA SITUACIÓN

Por supuesto, la pandemia tuvo mucho que ver con esta situación, pero fue una confluencia de múltiples factores que dieron como resultado la tormenta perfecta para crear esta crisis global que no solo está afectando a la industria automotriz. Todo, desde consolas de videojuegos como PlayStation 5 hasta computadoras portátiles, teléfonos móviles como los nuevos iPhones, que se espera que se lancen pronto, e incluso chips para centros de datos, están siendo afectados. La industria automotriz se encuentra entre las más afectadas.

En una charla informal con Planeta Camión, un alto funcionario de una compañía fabricante de camiones (cuyo nombre preferimos no difundir) asegura que actualmente ellos se ven obligados entregar camiones 0KM con cambios tales como alzacristales manuales en lugar de los eléctricos que el cliente habría adquirido originalmente. A ese punto se ha llegado.

Antes de que ocurriera la pandemia, surgió otro problema: uno geopolítico entre Estados Unidos y China. Estados Unidos había incluido a Huawei, la principal empresa china de telecomunicaciones, en una lista de entidades que prohibía a las grandes estadounidenses como Google, Intel, Microsoft y Qualcomm venderle su software y hardware. Google no podía compartir sus servicios en la nube aparte del bit de código abierto del sistema operativo Android, Microsoft durante un tiempo no pudo venderle Windows e Intel y Qualcomm no pudieron vender sus chips a Huawei.

Pero este embargo hacia Huawei en particular se extendió a cualquier compañía de cualquier parte del mundo que le vendiera tecnología si algo de esa tecnología fue desarrollada por una subsidiaria con sede en EE. UU., El mejor ejemplo de este golpe paralizante fue cuando TSMC – Taiwan Semiconductor , el fabricante de chipsets más grande y avanzado del mundo fue desautorizado de fabricar los procesadores Kirin personalizados basados ​​en Huawei.

ARM Holdings, que es propiedad del gigante japonés SoftBank y con sede en el Reino Unido, tampoco pudo otorgar la licencia de su último conjunto de instrucciones a Huawei, ya que algunas partes se desarrollaron en los EE. UU. Por otro lado, Foxconn y muchos otros fabricantes por contrato en el mundo tenían su sede principalmente en China e hicieron la fabricación para todas las empresas de tecnología con sede en EE. UU. Como Apple, Dell, Microsoft, etc.

Una tormenta estaba burbujeando y luego la pandemia se originó en China y arrasó Europa y los EE. UU. Con la mayor intensidad en la primera ola en 2020. La pandemia significó el cierre de fábricas, y lo mismo sucedió con las fundiciones de chipsets de TSMC, Samsung, Intel. y GlobalFoundries. Debido a su origen en China, y las vidas perdidas en los EE. UU. Y Europa, los tornillos se estaban apretando aún más hacia China.

Nuestra región no es ajena al problema y varias automotrices en Argentina y Brasil ya están frenando su producción o anticipando períodos de vacaciones. Según la mayoría de los productores de camiones, las entregas de vehículos 0KM van a sufrir una demora de al menos 8 meses en la entrega de las operaciones ya cerradas.

Basta decir que el mundo saldrá de esta escasez de semiconductores y se está invirtiendo mucho dinero en este espacio, pero no hay una solución de la noche a la mañana para este problema. Según el análisis de los especialistas en el tema, 2023 sería el mejor escenario para que esto termine.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí