LA EVOLUCIÓN DE LA CABINA

La evolución del lugar de trabajo del conductor de camión a lo largo de las décadas ha sido extraordinaria. Damos una mirada rápida a las cabinas y los volantes de las diferentes series de modelos de un referente como es Mercedes-Benz que deja en claro cómo ha sido la transformación técnica de la llamada “interfaz hombre-máquina” en modelos europeos y regionales de las últimas décadas.

El deseo de mejorar continuamente la ergonomía, la comodidad de funcionamiento y la conexión en red dentro y fuera del vehículo está realmente claro aquí. Un tablero pintado en chapa, un volante de baquelita enorme pero delgado, una gama de interruptores diferentes, una larga palanca de cambios y no olvides el cenicero. Así se veían las primeras cabinas hace más de 60 años en camiones Mercedes-Benz de servicio pesado con un capó corto. En Alemania, fueron construidos desde 1958 hasta la década de 1990 y aún hoy tienen un estatus legendario debido a su gran robustez.

Desde este lugar de trabajo, el conductor supervisó históricamente el funcionamiento del camión en casi todos sus aspectos. Los puestos de conducción de la gama de camiones Mercedes-Benz se caracterizaron desde siempre por el deseo de lograr una mayor funcionalidad y claridad.

Con el paso del tiempo automatismos han ido relevando al conductor, primeramente, en las tareas que no requieren ni mucha información ni una gran capacidad de cálculo, como ha sido el caso para la conexión de los limpiaparabrisas cuando empieza a llover, para encender los faros cuando oscurece o para cambiar de luces largas a cortas cuando se aproxima otro vehículo. Muchas de estas funciones han sido automatizadas gracias a la intervención de la tecnología. Todo lo que contribuya a eliminar distracciones aumenta la seguridad en el camino.

Mercedes ha tenido una muy clara visión de todo esto. Una prueba de ello está en el habitáculo del Nuevo Actros, que viene equipado con sistemas y ayudas a la conducción dignos de una aeronave. El volumen de información para el conductor ha aumentado muchísimo y ahora hay disponible información sobre el entorno, bien mediante el sistema de navegación o bien mediante sensores que complementan lo que el conductor puede percibir con sus sentidos.

Los posibles comandos ahora son tantos que, si hubiera un botón u otro mando físico para cada función que tiene un camión moderno, no cabría en el tablero. Por tal motivo, en lugar de botones y mandos, se ha impuesto en muchos modelos, en el una pantalla táctil de funcionalmente semejante a una tablet: la información se presenta con jerarquía y por medio de un menú intuitivo y fácilmente operable.

Los puestos de conducción de Mercedes fuero cambiando también en estética. Las características típicas son los tonos marrones de la década del 1980, la modesta cantidad de interruptores y la función y luces de advertencia colocadas en el borde superior del tablero de instrumentos fue cambiando.

ACTROS, UN REFERENTE INCUESTIONABLE

Si bien la llegada del Actros en 1996 ha marcado una bisagra, la modernización importante se produjo con la segunda generación, que salió de la línea de producción entre 2003 y 2008. El volante albergaba el airbag del conductor (que para esos años en Europa ya era obligatorio) y la ergonomía del lugar de trabajo del conductor se llevó a un nivel totalmente nuevo. Asientos, volante, interruptores, numerosos elementos ya se podían configurar individualmente para el conductor y el campo de operación. El tablero intenta “abrazarse” alrededor del conductor, de modo que la increíble cantidad de controles siempre estén a su alcance. Incluso con la inclusión de la primera pantalla central digital que mostraba la información seleccionada y las visualizaciones de los sistemas de asistencia que estaban funcionando.

100% DIGITAL

Un lugar de trabajo casi totalmente digital llegó en 2018 y el Actros ha sido el primero en el mundo del camión en ofrecerlo. El Multimedia Cockpit se lanzó en la quinta generación del modelo. Dos pantallas de alta resolución reemplazan el panel de instrumentos tradicional. La pantalla central es configurada individualmente por el conductor y, utilizando gráficos claros, también muestra el funcionamiento de los sistemas de asistencia, como Active Drive Assist y Predictive Powertrain Control. La pantalla secundaria es una pantalla táctil y se puede operar como un teléfono inteligente. Los botones de acceso rápido aumentan la funcionalidad del sistema. Además, el volante multifunción se ha convertido en una especie de cuadro de distribución.

Desaparecen los espejos retrovisores. Ahora también parte de la interfaz hombre-máquina completamente rediseñada del nuevo Actros son las dos pantallas del sistema MirrorCam que están instaladas en orientación vertical en los pilares A. No solo muestran el tráfico en la parte lateral y trasera del vehículo, sino que además, las pantallas especiales también ayudan al adelantar, mientras que las vistas de imágenes en movimiento y los formatos de gran angular variable del espejo retrovisor digital pueden hacer que tomar curvas y maniobras sea aún más seguro. Además, el Multimedia Cockpit ahora también forma una interfaz con el mundo exterior: las aplicaciones ayudan al conductor a cumplir con sus tareas de transporte. Al mismo tiempo, el camión está conectado permanentemente con la nube a través del Centro de datos de camiones, que al mismo tiempo forma la base técnica para soluciones de conectividad como Fleetboard .

Así de intensa ha sido la enorme evolución que han sufrido los habitáculos de los camiones Mercedes hasta llegar a la modernidad del Actros.

Han pasado muchos años desde la primera foto hasta frenética evolución de la última. El puesto de conducción también es el puesto de trabajo. Cuánto más tecnológico y avanzado, más eficiente y -a la vez- placentero será el trabajo de quien lo maneje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí