NUEVA SPRINTER, NO HAY 2 SIN 3

La flamante generación se produce con innovaciones varias que apuntan por sobre todas las cosas a mantener el primer puesto del ranking entre los vehículos comerciales.

Tal vez el número pasó desapercibido. Sin embargo, desde 1996 hasta septiembre de 2019 se produjeron 324.152 unidades de las Sprinter Generaciones 1 y 2. Desde Argentina, la Planta Juan Manuel Fangio se luce como una de las tres, a nivel mundial, donde se fabrican los vehículos comerciales de la marca de la estrella. Con este nivel y capacidad industrial, no es de extrañar los motivos por los que este producto lidera en nuestro mercado y acapara la atención de otros 50 países, incluyendo los Estados Unidos, donde ha sido exportado.

Para la nueva Sprinter, la inversión para este proyecto de tres años alcanzó los 150 millones de dólares. El punto culmine fue el mega-lanzamiento para más de 700 invitados, copando uno de los Pabellones del centro de exposiciones Costa Salguero e incluyendo shows de artistas destacados como Martín Bossi y Roberto Moldavsky.  Bajo el lema “100% para Vos”, el utilitario de Mercedes-Benz se presentó renovado en todos sus aspectos: diseño, confort, variantes, potencia, tecnología incorporada y seguridad.

El vehículo comercial se ofrece en sus habituales versiones: Furgón, Furgón Mixto, Combi, Chasis y Minibús y en 11 colores. Dentro de los Furgones, ahora, se puede optar por un asiento de acompañante simple o doble. En la versión Furgón Mixto se agrega una versión con una segunda fila para tres pasajeros más. En cuanto a las Combis se ofrece en las versiones 9+1 y 15+1; y un Minibus 19+1. Esta última, fabricada únicamente en el Centro Industrial sito en la localidad de Virrey del Pino.

Otro desarrollo distintivo pasa por los modelos transformados, por carroceros certificados, para aplicaciones de nicho. La paleta de oferta, de este modo, se multiplica considerando las 18 versiones disponibles de serie, más los 50 opcionales y en consecuencia las 100 mil configuraciones posibles.

Poner el foco en este tipo de vehículos, listos para el trabajo, se entiende desde la firma alemana, como uno de sus pilares de liderazgo pues es una señal de anticipación a las necesidades captadas de sus clientes y los posibles de nuevos nichos. Al mismo tiempo, la apuesta por el trabajo argentino potencia a muchas PyMes que, gracias al trabajo conjunto y el asesoramiento de ingeniería, logran niveles de ejecución con un altísimo nivel de calidad y satisfacción. Las validaciones –incluso- llegan desde Alemania y entre las adaptaciones, las Sprinter chasis cuentan con toma de fuerza desde la caja de cambios facilitando el acople y funcionamiento de equipos como Hidroelevadores o volcadores.

La nueva Sprinter incorpora tres elementos esenciales y muy valorados en este nicho del transporte. El diseño, que en la tercera generación sigue la línea aplicada en los autos. Parrilla frontal y faros que van en consonancia con ello; el confort de marcha gracias a un motor con 13 caballos más de potencia que, ahora con 163 CV, da respuesta bajo toda condición. El modelo Street desarrolla, en tanto, 114 CV. Lo nuevo, la dirección eléctrica en lugar de la hidráulica. Esa comodidad destacada también queda plasmada con el mayor espacio de un renovado como moderno interior. En tecnología, la pantalla táctil telemática de 7 pulgadas se suma a los dispositivos de seguridad, algunos de los cuales, fueron pioneros en la Sprinter. Siempre tratando de sorprender, Mercedes-Benz –aún ante la actual coyuntura- sigue jugando fuerte con la comercialización de uno de sus productos fetiche.

Otra gran novedad es el retorno del furgón de hasta 3,5 toneladas que busca captar transportistas que puedan realizar sus tareas comerciales, como sus actividades particulares, de forma mixta, sin más que el registro de conducir categoría B1 (no es necesario el profesional). Desde Mercedes-Benz aseguran que este producto amplía la oferta y no canibaliza al furgón de 4 toneladas.

Esta nueva generación no puede menos que seguir el camino de su antecesora en cuanto a su posición de privilegio en el mercado. Así se lo plantea la marca como meta auto-exigida. Una de sus ventajas son los dispositivos referenciales y casi exclusivos con lo que Mercedes-Benz se jacta estar un paso adelante respecto a la competencia y forma parte de su éxito.

Algo que los distingue también de sus rivales, es la postura respecto al sistema de transmisión. Mientras las cajas automáticas ya pasaron a ser una opción para otros, en la Sprinter pueden ser factibles a futuro. Hoy día el costo de equipar el utilitario con esta transmisión elevaría el precio generando un impacto que el cliente no está dispuesto a pagar. Al menos por ahora. Asimismo, quedó descartada la tracción delantera. El monitoreo llevado a cabo dio como resultado que es innecesario para el mercado argentino. Mercedes-Benz no quiere un producto inalcanzable. Apuesta por tener una excelente combinación precio-producto.

Si bien estimar volúmenes es difícil de presagiar por estos días, la preocupación principal de la compañía está en lograr que los 2500 empleados puedan trabajar a tope. Haber anticipado el programa de exportaciones a Brasil fue fundamental para mantener dos turnos de planta. 70% de la producción se la llevará el socio del Mercosur. La actividad hoy día depende casi en exclusividad de su demanda. En 68 años de historia en Argentina, casi siempre ha sido imposible realizar pronósticos. Ahora, más que nunca, se vive el día a día siendo prioritario que la red tenga productos para vender.

Flexibilidad e intuición. Calma para no sobredimensionar los problemas. Un gran equipo, muy profesional que lee y anticipa la situación para minimizar los impactos, son las virtudes que destaca Manuel Mantilla, el primer presidente argentino, para que Mercedes-Benz sobrepase este difícil momento de la industria.

PLANETA CAMIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí