ÍCONO Y REVOLUCIÓN

Así como el Mercedes-Benz 1114 ha marcado la vida de muchos transportistas de nuestro país, siendo un referente en su época, hoy día el New Actros busca posicionarse para tomar esa posta histórica gracias a sus desarrollos tecnológicos. 

 

Hay una dosis de componente sentimental que supera lo racional.

La planta Juan Manuel Fangio queda impactada cuando por sus calles internas transita inmaculado un Mercedes Benz 1114 de 1972. Ese camión que fuera fabricado allí mismo durante más de dos décadas. Ese camión que se convirtió en un referente indiscutido del transporte de larga distancias cuando fue concebido originalmente para tareas de distribución urbana.

Hay una dosis de orgullo que supera lo imaginado. Desde que a fines de 2010 se presentara la entonces tercera generación en nuestro país, el Actros se transformó en el buque insignia de la marca de la estrella. Cinco años después la evolución del producto llegó de la mano con la Tecnología Blue-Tec5. En mayo de 2018, el New Actros rompió con los paradigmas sumando numerosas innovaciones haciendo hincapié en pilares como el confort, la seguridad y el ahorro de combustible.

Hay una dosis de respeto que supera las épocas.

Allí están los dos, lado a lado. Uno, el 1114, se infla el pecho porque fue un producto con hasta más de un 80% de componentes nacionales. Salvo el block, el resto del motor, la caja, eje delantero, la chapistería, el maquinado era hecho en Argentina, y en el Centro Industrial de Virrey del Pino. Si bien nació para aplicaciones de hasta 11 toneladas se lo uso para mucho más, siendo muy versátil. Su secreto no pasaba por llegar rápido sino por poder llegar. Fue diseñado con torque y potencia para hacer largos recorridos sin fallas. Su fabricación arrancó en 1967 con unas 350 a 400 unidades. Después salieron de línea unos 1000 camiones al año.

El otro, el Actros 2651 LS6x4, se enaltece de su origen alemán. De sus capacidades técnicas (capacidad de arrastre de hasta 75 toneladas), de sus prestaciones (eficiencia y confort), de su confiabilidad (20% superior en durabilidad respecto a la versión anterior), de su equipamiento de avanzada en seguridad incluyendo el Control de estabilidad, el Active Brake Assist4, el control de carril.

Hay una dosis de pasión que supera la innovación.

Allí van y vienen ante la mirada de operarios y funcionarios de ayer y hoy que pusieron y ponen su mano de obra e ideas en pos del mejor producto, de la mejor solución para el transporte nacional.

El 1114 se presentó con un diseño innovador para su época, por eso hubo evoluciones con pocos cambios hasta que salió de producción en 1992. Un chasis eficiente, fuertes componentes, versiones 4×4 pensadas para uso militar pero que se aplicaron en tareas rurales y minería. La transmisión original G40 con sus 40 kgm siempre emparentada con el torque del motor. El eje trasero, provisto por Eaton, con doble velocidad y cuyo comando de alta y baja, se accionaba mediante un motorcito eléctrico. De serie siempre fue cabina simple (las transformaciones a dormitorio lo realizaba una firma externa) aunque creció en altura y tamaño de parabrisas, denominándose como Cabina Panorámica. En seguridad, la mayor evolución fue en los frenos que pasaron de hidráulico y estacionamiento mecánico a los denominados después “frenar o 4-10” (por el tamaño de la campana), a frenos de accionamiento neumático evolucionado.

El 2651 LS6x4 es producto de la evolución y del crecimiento sostenido que la marca ha logrado entre los camiones pesados por arriba de los 350 CV. Con la gama Actros, Mercedes-Benz pudo atender clientes donde antes no había podido llegar. Se reconocen el desarrollo aerodinámico, el funcionamiento de los motores que a pleno torque permiten configuraciones de relaciones de ejes más largas que redundan en el bajo consumo. Precisamente, el retorno a los seis cilindros en línea (antes V6) permitió incorporar el sistema de inyección X-pulse y un freno motor de alto poder. Este camión va orientado a los bitrenes con semis de hasta 30 metros de largo. 510 CV, suspensión neumática y altos estándares de seguridad, todo de serie.

Hay una dosis de confianza histórica para superar a la competencia.

Así lo viven Damián Vilella Gerente de Marketing y Producto Camiones Mercedes-Benz y Gustavo Lopresti, Asesor Técnico de ventas.

“El 1114 llena de orgullo como marca y es un icono para todos los argentinos. Se produjo por décadas y hasta casi todos sus componentes nacionales. Esperemos que Actros llegue a ser tan querido como el 1114, por su tecnología y facilidades”, dice Damián.

Gustavo, que vivió aquellos años dorados, sostiene que “el 1114 fue y es muy querido porque traía la impronta de la estrella como producto Premium. Fue muy bueno su rendimiento y por eso se transformó en un icono”.  

Los competidores del 1114 en su segmento eran el Dodge o el Bedford. Pero el camión de

Mercedes Benz ganó mercado por versatilidad y confiabilidad.

Los competidores del Actros 2651 LS64 6×4 son los Volvo FH, los Scania S, los Iveco Hi Way y acá apelando a su historia y al tener por ahora un vehículo extrazona, la marca deberá buscar la manera de posicionarse porque atributos no le faltan, de eso no hay dudas.

 

PLANETA CAMIÓN.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí