Hino redobla la apuesta con sus capacitaciones

08-02-2018
ARGENTINA. La compañía japonesa, que comercializa en el país los camiones livianos del grupo Toyota, realizó reiteradas capacitaciones en 2017 y para este año planificó otras tantas más con el fin de dar respuesta a la demanda de su creciente cartera de clientes. Para Hino, el servicio de postventa es fundamental dentro de su filosofía empresarial, que se caracteriza por ofrecer un soporte total a sus clientes. Por eso, sus tres pilares son la capacitación, las HTC (Hino Transformaciones Certificadas) y el taller móvil, que conforman la estrategia de servicios. “Toda la capacitación que se le brinde al cliente colabora a bajar sus costos operativos por el ahorro que permiten realizar y por el cuidado del camión, que bien operado consume y se desgasta menos”, indicó Víctor Moure, Gerente Comercial de la marca en Argentina.

Por eso, durante 2017 la compañía llevó adelante las siguientes instancias de Capacitación para cinco concesionarios: Garantías y Procesos Administrativos de Postventa, Mantenimiento & Frenos: Procedimiento de diagnóstico y DXII, Transmisión MYY6S y Diferenciales, y Motor N04C. También se brindaron capacitaciones de manejo y de mantenimiento preventivo en varios clientes que cuentan con varias unidades HINO en sus flotas de camiones.

En 2018, donde proyectan un aumento de ventas, se apunta a repetir la capacitación en Garantías y Procesos Administrativos de Postventa, replicar los conceptos de Catálogo de Repuestos y Gestión del Área, HINO Pro para los concesionarios e HINO Transformaciones Certificadas para carroceros. En el segundo semestre, se agregan los otros tres cursos técnicos que se dieron en 2017 y un curso de Transmisión Automática. Además, en los concesionarios habrá capacitaciones de conducción y clínicas de recomendaciones y cuidados para los usuarios Hino.

“Teniendo en cuenta que cada camión que se vende vuelve al concesionario por lo menos tres veces en el año para hacer mantenimiento, con el aumento de las ventas el service y la capacitación se hacen cada vez más necesarios. Si bien el que compra un auto va al concesionario una vez al año, el que compra un camión tiene una asiduidad mucho mayor, porque el vehículo trabaja mínimo ocho horas por día, y teniendo en cuenta que el aceite dura 20.000km o 600hs, en 4 meses ya es necesario hacer el mantenimiento en el concesionario. Por otro lado, a medida que estas unidades cumplen los 120.000/180.000km, van requiriendo mantenimiento más complejo, lo que también genera mayor demanda de servicio y de necesidad de repuestos”, cerró Moure.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí