Crash Test Los simuladores

Sierra Sam. Así fue bautizado el primer maniquí (dummie, en inglés) que permitió investigar y recrear situaciones reales y medir la eficacia de los sistemas de seguridad de los aviones caza (en este caso puntual, el asiento eyectable). Más adelante, fue Ford Motors Company la que creo los llamados FERD I y FERD II que estaban construidos en acero (la zona que imitaba a los huesos) y de plástico duro y blando (la que simulaba los músculos y la piel). Tal es la sofisticación con la que se han desarrollado los Dummies que el denominado BioRID (diseñado por la Universidad Chalmers de Gotemburgo, Suecia, en conjunto con General Motors), además de evaluar los sistemas de retención, es reconocido por su sofisticada columna dotada de 24 simuladores de vértebras que permiten sentarlo con naturalidad y mostrar el movimiento del cuello humano en los choques traseros.
Se calcula, al ser dispositivos muy complejos, que el costo de uno de estos maniquíes puede llegar a superar los 50.000 euros; un valor insignificante, considerando que, gracias a “su trabajo”, muchas vidas humanas pueden salvarse ante la comprobación del funcionamiento correcto de los sistemas de seguridad activa y pasiva, introducidos en los vehículos.
Los dummies, o muñecos a escala natural, reproducen las cualidades físicas y dinámicas de un cuerpo humano. Por lo tanto es esencial en su diseño: el peso, las proporciones, las articulaciones, etc.
El dummy estándar (el Hybrid III percentil 50) corresponde a un hombre que mide 168 cm y pesa 77 kg. Sin embargo, se ha replanteado -últimamente- utilizar muñecos algo más pesados (el Hybrid III percentil 95 de 188 cm y 100 kg) y dummies femeninos que representen el 5% de las dimensiones inferiores de la escala (con unos 50 kg de peso).
Desde hace 65 años, los crash-tests son una de las herramientas más eficaces para evaluar la seguridad de los ocupantes de los vehículos, y muchos avances se han dado en los dummies (ver recuadro). Para las terminales que fabrican camiones, el diseño de la cabina es uno de los factores clave para alcanzar los más altos estándares de seguridad por lo que son sometidas exhaustivamente a estas pruebas de choque. Tanto la estructura como sus sistemas de seguridad embarcados, serán los encargados principales de proteger y evitar -en lo posible- daños físicos a sus tripulantes.


El desarrollo de la cabina de un camión debe combinar además una estructura metálica sólida (capaz de absorber la energía del impacto para evitar daños graves a los tripulantes), rigidez, espacio de supervivencia y zonas de deformación. Justamente, una de las comprobaciones en los crash-test se centra en medir la fuerza de una colisión frontal para intentar que la rigidez de las puertas colabore en evitar el aplastamiento de la cabina.
En cada uno de los crash-test, cámaras ultra-rápidas, numerosos sensores y principalmente los dummies permiten comprobar en qué grado de seguridad se encuentra el habitáculo de un camión. Una tarea sufrida para estos muñecos que les salvan la vida a nuestros profesionales del camino.

¿Qué miden las pruebas de choque?

Antes de comercializar un nuevo modelo, cada fabricante debe comprobar que cumple con las normativas vigentes y con sus propios requisitos de seguridad pasiva. Los crash-test incluyen colisiones frontales contra un muro de hormigón fijo, golpes laterales, ensayos de vuelco, entre otras comprobaciones. Durante el ensayo se obtienen los datos que permiten estudiar cómo y cuánto se deforma la carrocería, si las puertas pueden abrirse tras la colisión, si la estructura de seguridad ha soportado los tremendos esfuerzos a los que se somete la carrocería y el chasis, si el volante o los pedales han interferido demasiado en el habitáculo y si los sensores de los maniquíes han registrado datos, deceleraciones o impactos que hubieran dañado a un ser humano.
Tipos de Dummies

Desde el nacimiento del dummy, conocido como Hybrid I, que estaba diseñado para colisiones frontales únicamente, han surgido evoluciones para otro tipo de estudios como:

• SID: Mide los efectos sobre las costillas y la columna en impactos laterales.

• BioRID: cuyo propósito principal es investigar el latigazo cervical. La característica distintiva de BioRID-II es su columna vertebral, que consiste en 24 vértebras separadas: 5 lumbar, torácica 12, y 7 cervical.

• CRABI: Es un dummy que reproduce la geometría de un niño pequeño y se usa para evaluar la efectividad de los sistemas de retención infantiles.

• THOR: Representa la evolución del Híbrido III con una pelvis y una columna más biofiel que su antecesor y contienen algunos sensores adicionales que permiten un análisis de los impactos en la cara.

• THUMS: El Total Human Model for Safety, o Modelo humano total para la seguridad, es un desarrollo de Toyota. Estos maniquíes, en las medidas de impacto toman en cuenta la higiene postural de los ocupantes. Con más sensores repartidos por su cuerpo, y de un software de modelado mucho más efectivo pueden simular los efectos de una colisión considerando movimientos impredecibles que puedan realizar los ocupantes del vehículo (taparse la cara, agacharse, etc). Las lesiones que se producen por ello son muy difíciles de estudiar desde el punto de vista de la estructura del habitáculo y carrocería. Estos dummies con más sensores, serán capaces de brindar información sobre qué sucede variando las posturas iniciales en cada test.

DEJÁ UNA RESPUESTA

Por favor ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí